sábado, 15 de noviembre de 2014

A Shaded View On Fashion Film


A pesar de que no publico constantemente, hago un esfuerzo por compartir algo cada mes, aunque sea una sola publicación. Septiembre en Boldgoal se caracterizó por la ausencia y el vacio, sin embargo mi vida estuvo infestada de moda y tuve la oportunidad de trabajar en un proyecto fascinante, que hasta ahora me atrevo a develar.
Antes de que iniciara el verano, el festival de cine y moda ASVOFF, creado por Diane Pernet y traído a México por Luisa Sáenz, había lanzado su convocatoria para todos aquellos que estuvieran interesados en formar parte de la selección 2014 de cortometrajes. Amateurs y Profesionales: todos bienvenidos. Ante los lineamientos no podía quejarme y mucho menos quedarme sentada, así que me propuse  contactar a mis conocidos con afinidades cinematográficas para platicar acerca de un proyecto multidisciplinario enfocado en la revalorización, el tema a través del cual debíamos colocar todos nuestros prismas.


¿Revalorización? ¿De qué?, el punto de partida era muy amplio y mi mente lo quería abarcar todo, pero tratándose de un trabajo empírico, las limitantes, por ejemplo en el presupuesto y el tiempo de realización, existían. Adecuándome a las posibilidades planté una historia que tomaba como escenario la Ciudad de México, un paisaje urbano que subraya constantemente la reapropiación de las tendencias. Pero eso no era suficiente, y seguía abarcando demasiadas variantes, así que Nicolás Baksht  apareció para darle un formato a mis ideas que trascendía las apariencias y le otorgaba un carácter más complejo: el cinematográfico.  Por otro lado tuvimos el incondicional apoyo de Erich Fromm, que con “El arte de amar” nos aprisionó en un contexto amoroso que poco tenía de romántico, queríamos mostrar un recorrido por las etapas de una relación amorosa haciendo una analogía entre las transiciones sentimentales y las pieles que mudan algunos animales como las serpientes, y que nosotros como humanos reapropiamos en el ejercicio de vestir.

Las bases estaban sentadas y lo único que faltaba era grabar, así que junto con Natalia contacté a varios diseñadores mexicanos cuyo trabajo se insertaba perfecto en nuestra propuesta. Bazares, tiendas y páginas de internet estuve visitando como enferma antes (y durante) el rodaje, cruzando los dedos por que aceptaran una colaboración con una completa desconocida. Me emocioné como quinceañera por cada sí que obteníamos como respuesta, viví los efectos de la empatía y ahora no me queda más que volver a agradecerles a nuestros colaboradores.

Habíamos conseguido muchos cambios de ropa pero nos faltaban escenas, grabábamos fragmentos que Nicolás idealizaba espontáneamente con esa capacidad creativa admirable pero nos costaba hilarlos de forma coherente, entonces creamos el texto junto con Itsue Nakaya, un texto capaz de sintetizar una parte de mi visión de la moda y la historia de una relación amorosa, incluyendo a la ciudad como gran escenario y al mismo tiempo personaje principal de todas las acciones que se crean se recrean y se destruyen.


Espero que disfruten ECDISIS al verlo tanto como nosotros lo disfrutamos al crearlo. Larga vida a la moda, al cine y a los amateur!









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada